Teleny, de Oscar Wilde

29 jul. 2011 1 comentarios

"Teleny, or, the reverse of the medal" ("Teleny, o El reverso de la medalla", habitualmente titulada simplemente "Teleny" en español) es una novela erótica considerada pornográfica en su época. Se publicó por primera vez en 1893, en Londres. Aunque es una obra anónima, durante mucho tiempo se ha atribuido a Oscar Wilde. Se considera actualmente que Wilde no la escribió, aunque muy probablemente estuvo involucrado en su producción y en su distribución, quizás en calidad de editor, asesor o bien como uno entre varios autores.

La trama se desarrolla en el París de finales del siglo XIX, y cuenta la fuerte atracción y la apasionada relación con desenlace trágico entre un joven francés llamado Camille de Grieux y un pianista húngaro, René Teleny. La novela destaca por ser uno de los primeros ejemplos de erotismo explícito en lengua inglesa que se refieren a la homosexualidad casi exclusivamente, siguiendo los pasos de "The sins of the cities of the plain" ("Los pecados de las ciudades de la planicie", de 1881), además de por su estilo de prosa rica y culta. La relativa complejidad y profundidad de los personajes y la trama tienen más en común con la ficción estética de la época (como el "El retrato de Dorian Gray", de Wilde) que con el típico relato pornográfico.

Reseña:

La historia comienza cuando Des Grieux asiste a un concierto con su madre y experimenta unos extraños y sugestivos sentimientos durante la actuación del hermoso pianista extranjero: Teleny. Des Grieux queda fascinado por él y por la conexión sexual casi telepática que siente con Teleny, y sus sentimientos hacia él se convierten en una mezcla de curiosidad, admiración y deseo, que pronto le llevan a los celos. Des Grieux sabe que Teleny atraía a muchos hombres y a muchas mujeres antes de que su apasionada relación empezara. Además se siente turbado por desear y amar a otro hombre, por lo que intenta mantener relaciones sexuales con una sirvienta de su casa, pero al hacerlo provoca su muerte. Entonces se promete no luchar contra sus sentimientos, y permite que Teleny le introduzca en una sociedad secreta homosexual masculina. Su amor sobrevive a un intento de chantaje y a sus luchas emocionales internas, hasta que Teleny le dice que necesita marcharse un tiempo para dar un concierto en el extranjero. Tras lo cual un día Des Grieux va al apartamento de Teleny y lo encuentra en la cama con su madre, porque la madre Des Grieux le había ofrecido a Teleny pagar sus deudas a cambio de favores sexuales. Entonces Des Grieux intenta suicidarse y es ingresado en un hospital. Al abandonar el centro, encuentra a su amante sangrando y a punto de morir, pues se ha clavado un cuchillo por el remordimiento. Entonces Des Grieux perdona a Teleny mientras Teleny muere.




Crítica:

Si la perversión erótica es una de tus pasiones, sigue leyendo estas líneas…

Llegado el momento en que se me preguntara a mí, dama adicta al glamour, quién es mi autor favorito, no dudaría ni un solo segundo en escoger a Oscar Wilde, autor prolífico que aportó su irónica, exquisita y provocadora personalidad a todos los géneros y además lo hizo muy bien. ¿Existe una novela tan apasionante, ambigua y retorcida como “El retrato de Dorian Gray”? ¿Una obra de teatro capaz de darte una punzada en el alma tan intensa como la resolución final de “El abanico de Lady Windermere”? ¿Un cuento cuyo argumento trate de una historia de amor tan hermosa, conmovedora e imposible como la de “El Príncipe Feliz”?

No conocía yo una novela corta, la más maldita –dicen– de toda su obra, titulada Teleny o El reverso de la medalla. No es de extrañar, habida cuenta de que durante años fue considerada una obra de autor desconocido, aunque hoy en día ya nadie dude de la insigne pluma (y Wilde siempre tuvo mucha…) de su autoría. Comentaros Teleny es hablaros de la, al menos para mí, mejor novela que jamás se haya escrito sobre una relación homosexual.

El rico aristócrata Camille Des Grieux descubre su verdadera identidad sexual atraído por el poderoso magnetismo que desprende el pobre aunque talentoso pianista húngaro, y macho atractivo, René Teleny. Juntos vivirán una relación llena de pasión sexual. Las descripciones que hace el autor de todos y cada uno de los encuentros sexuales que aderezan su jugosa trama están descritos con tal carnalidad y cercanía como si nosotr@s mism@s, débiles esclav@s del pecado, formáramos parte activa (o pasiva, depende de los gustos de cada un@) del banquete… Mmmm. Y su resolución, con una sorpresiva y dolorosa revelación final, no hace sino recordarnos que el tiempo de la felicidad tiene las horas contadas. Así que, mes chers, mientras ésta dure, ¡¡¡carpe diem!!!

Un placer volver a transmitiros mis impresiones,


Madeline Astor



1 comentarios:

  • Anónimo dijo...

    Una obra impresionante!, he buscado algo que se asimile...no encuentro nada, esta obra es única.

Publicar un comentario

 

©Copyright 2014 F. A. ♥ Críticas